Reconocimiento

Precisamente por estos días quería escribir sobre los maestros, y que mejor que hacerlo hablando de uno de los grandes.

Creo que es un lujo poder tributar un reconocimiento a las personas que han sido parte importante de nuestras vidas, ya sea en lo sentimental o en lo intelectual. No he tenido la suerte de ser su estudiante, pero sí me honra contándome entre sus amigos. Ayer, un grupo de ellos, encabezados y organizados por Omar Rincón, le hemos tributado un más que merecido, íntimo y sencillo homenaje a Jesús Martín Barbero. Un almuerzo en la sede de FesCol en el que hemos acompañado al profesor para reconocerle como uno de nuestros maestros, algo que él ya sabe pero nunca está de más recordarlo. Él, humildemente, nos ha correspondido con su abrazo.

jmb-def

portadas del libro en homenaje a Jesús Martín Barbero

Como parte de este acto de respeto y deferencia se le ha hecho entrega de un libro publicado ex profeso para la ocasión. En realidad son dos libros en uno. En una parte del texto, titulada Premio príncipe Amigo y título Honoris Amiguis, se hace una semblanza de quién es Jesús Martín Barbero y porqué se le considera un maestro de la Comunicación. También se presenta una especie de manifiesto para la acción con diez de sus apuestas teóricas, entre otras que “hay que perder el objeto para ganar el proceso”; que “hay que pasar de los medios a las mediaciones”; que “en la comunicación no podemos ahorrarnos la cuestión de lo popular, ni de la diferencia, ni de la diversidad cultural, ni del poder”, o que “la comunicación debe proponer prácticas de reencantamiento identitario, de experiencia de lo comunitario, de gestión en lo festivo…”.

En esta sección se relacionan, además, todos los respaldos que obtuvo la iniciativa para presentar su candidatura al premio príncipe de Asturias en la categoría de Comunicación y Humanidades. Una lista de cincuenta y siete personalidades del campo de la comunicación (Bustamante, Cadavid, Cristancho, García Canclini, Gumucio, Kaplún, Mejía, Orozco, Piñuel, Rodríguez, Torrico,…), de otras tantas universidades (Autónoma de México; Complutense, Carlos III y URJC de Madrid; EAFIT, Javeriana, del Valle de Colombia,…) e instituciones (ALAIC, Ibercom, AE-IC, AMARC,…) de una docena de países (Colombia, España, México, Argentina, EE.UU.,…) con cartas en las que dan su apoyo a la candidatura del maestro a dicho premio.

Hubiera sido con todo el merecimiento, pero le ganó la partida una niña que lleva más de cincuenta años sorprendiéndonos con su inocencia y perspicacia para leer el mundo, Mafalda. Bueno, Quino.

No le dieron el príncipe de Asturias pero le hemos dado nuestro más sincero agradecimiento por habernos enseñado a mirar la cultura y la comunicación desde una perspectiva distinta, incluyente y latinoamericana, y por permitirnos disfrutar de su compañía y de sus saberes. Han asistido al evento, entre otros, además de su esposa Elvira y su hija Olga; Omar Rincón, director del Centro de Estudios en Periodismo de la Universidad de los Andes; Jorge Iván Bonilla, de la Universidad EAFIT en Medellín, Amparo Marroquín, de la Universidad Centroamericana de El Salvador; Germán Rey, maestro de Periodismo de la Fundación García Márquez de Nuevo Periodismo Iberoamericano; Luis Armando Soto, director de Asuntos Culturales de la Cancillería, o Bernabé Aguilar, consejero cultural de la embajada de España.

jmb-3-web

Almuerzo homenaje en la sede de FesCol

En la otra parte del libro hay un trabajo de Amparo Marroquín, Behind the scenes, sobre el pensamiento de Martín Barbero en el que la autora nos presenta “una memoria que nos permita recuperar en una sola algunas de las historias que andan dispersas por ahí en entrevistas o videos.” Esta profesora e investigadora de la comunicación construye un rompecabezas “a partir de lecturas, conversaciones (con él o sobre él), entrevistas, y se nos vuelve una invitación para recorrer una genealogía, en el sentido más llano de la palabra: ir a los orígenes, dejarnos sorprender por los insospechados comienzos.”

Jesús es español, colombiano y latinoamericano, un ciudadano universal que tiene en su haber ser el pensador de comunicación más citado y nombrado en todas las carreras y textos de comunicación, medios, periodismo y cultura en América Latina y España.

Un intelectual que nos cambió los medios por las mediaciones, que ha comunicado la cultura y ha culturizado la comunicación, que ha debatido acerca del discurso y del poder, que ha ejercido de cartógrafo y que nos ha mostrado los mapas nocturnos para navegar la cultura y los medios, que nos ha enseñado cómo educar desde la comunicación y que sigue asombrándonos con sus elucubraciones y sus manifestaciones alrededor de todo lo relacionado con comunicación, cultura y discurso.

Hace justo dos años le invité a que nos acompañará en la maestría en Comunicación, desarrollo y cambio social de la Universidad Santo Tomás. Como siempre aceptó encantado, regalándonos una maravillosa conferencia, “Cómo meterle país a la universidad”, en la que demandaba que la academia se acercará más a la sociedad. En aquella ocasión le confesé cómo le he perseguido intelectualmente a lo largo de muchos años, agradeciendo a las nuevas tecnologías que me hubiesen permitido mantener un contacto epistolar con él regularmente.

jmb-1-web

Jesús Martín Barbero en su estudio

Recuerdo que en Madrid, en el año 2008, me hizo reflexionar acerca del libro como ese tótem que nunca fue. Un año después, en La Habana, nos abrazamos tras haber afirmado, ante un auditorio repleto que asistía al encuentro de la Federación Latinoamericana de Facultades de Comunicación Social, que “la Universidad vive hoy en el mundo una relación esquizofrénica con la sociedad.”

Sus avisos sobre esta necesaria y fundamental relación universidad-sociedad deberían hacernos pensar acerca del papel que jugamos las personas que nos dedicamos a la investigación y la docencia en comunicación.

Siempre ha dicho ser un desterritorializado que se siente latinoamericano. Algo que suscribo y comparto. Porque esta tierra es, como afirma el maestro, “el marcador de nuestra habla y el lugar en que se ha forjado un estilo de pensar”. Él suele decir que su periplo vital es un conjunto de dislocaciones y relocalizaciones en el que se ha servido de mapas nocturnos, intelectuales diría yo.

Un día decidió, tras cuestionarse acerca de si su trabajo iba a serle útil a la gente del común, cambiar el lugar desde donde se formulan las preguntas y se desplazó metodológicamente para permitir que el investigador viera con la gente y que la gente contara lo que veía.

Siempre nos ha pedido que juntemos palabra y acción, siguiendo las propuestas de otro maestro, Paulo Freire, y que “Si la palabra sola es impotente, la acción sola es estéril, la imagen del futuro se engendra entre las dos; la palabra dibuja la utopía que las manos construyen y el pedazo de tierra liberada hace verdad al poema”.

Para que esos poemas y esas utopías iluminen nuestros viajes por este gran Sur de la comunicación y la cultura, como hacen las constelaciones, necesitamos delineantes navegantes como Martín Barbero. Para que nos ayude a dibujar esos mapas, a leerlos e interpretarlos, como docentes e investigadores pero también como ciudadanas y ciudadanos, para que no perdamos nuestro rumbo y para que no necesitemos girar la mirada hacia el norte. Porque nuestro norte es el sur.

Anuncios

Periodismo en riesgo

Es tarea de los Estados proteger la vida de todas y todos, también la de quienes trabajan por la información y la libertad de expresión

logo-campaña-periodismo-en-riesgo

La campaña “Periodismo en riesgo” organizada por la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) de Colombia, la ONG Reporteros sin Fronteras, la Federación Colombiana de Periodistas (FECOLPER) y la Asociación Colombiana de Editores de Diarios y Medios Informativos (Andiarios), sigue en marcha presentando J-Pro, un proyecto para informar acerca de la historia y situación del Programa de Protección a Periodistas en Colombia en su decimoquinto aniversario.

Visitando la página http://journalistprotection.wikispaces.com/inicio pueden ingresar a sus nueve capítulos en los que obtener información sobre el programa, su funcionamiento y costos, las medidas tomadas, los actores, el marco legal, los testimonios de algunos periodistas colombianos e incluso hacer comentarios que serán tenidos en cuenta por la FLIP a través de su página web, del correo electrónico o de redes virtuales.

También hay un apartado en la misma línea dedicado a la situación periodística en México.

Publicado inicialmente en paterasalsur.blogspot el 12 de agosto de 2015

Publicado en la sección de sociedad del periódico digital nueva tribuna el 15 de agosto de 2015 http://www.nuevatribuna.es/articulo/sociedad/periodismo-riesgo/20150814102354119117.html

El artículo 19 de la DUDDHH dice: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.”

Todo el mundo tiene derecho a vivir dignamente, a que se le respete la integridad física y a poder ejercer su profesión con libertad.

Dicho esto, hoy ha dado inicio la campaña “Periodismo en riesgo” puesta en marcha por la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) de Colombia, la ONG Reporteros sin Fronteras, la Federación Colombiana de Periodistas (FECOLPER) y la Asociación Colombiana de Editores de Diarios y Medios Informativos (Andiarios).

Con ella, estas instituciones quieren recordar la situación en que viven muchos periodistas y medios en Colombia como consecuencia de las amenazas y violaciones sufridas a manos de diferentes actores armados del conflicto colombiano.

Después de quince años de vigencia del programa de protección a periodistas en Colombia la situación no ha mejorado sustancialmente. La poca eficacia del servicio prestado por la Unidad Nacional de Protección, que se encarga de la seguridad de las y los profesionales en el ejercicio de sus tareas informativas y que ha sido denunciada por negligencia y sospechas de corrupción, no ha hecho sino empeorar las cifras.

Según los datos del monitoreo llevado a cabo por la FLIP, en lo que va de 2015 se han producido 72 casos de violaciones a profesionales de la información en Colombia con un total de noventa y nueve víctimas. Entre esas violaciones se recogen obstrucciones en el desempeño, amenazas, agresiones, estigmatizaciones e, incluso, secuestro y asesinato. En agosto de 2014 era asesinado Luis Carlos Cervantes y en febrero de 2015 Antonio Peralta.

Con este trabajo de análisis, información y denuncia, las organizaciones firmantes pretenden establecer los lineamientos para una protección integral del periodista que incluya justicia y eficacia en las actuaciones del Estado (comunicado de prensa aquí).

Alertan de que los riesgos para los periodistas suponen mucho más que amenazar la libertad de expresión. Conlleva, además de desamparo para los periodistas, recortes de las libertades civiles y pérdidas para la democracia y la convivencia pacífica. Tal como decía Albert Camus, y nos recuerda la FLIP en la cabecera de su web, “Una prensa libre puede ser buena o mala, pero sin libertad, la prensa nunca será otra cosa que mala.”

Mapa de la situación de la libertad de prensa en el mundo 2014, elaborado por RSF

Mapa de la situación de la libertad de prensa en el mundo 2014

(elaborado por RSF)

Por desgracia, esa situación de riesgo para medios y periodistas no se da solamente en Colombia. En casi todo el mundo, incluidos los Estados Unidos y su aliado oriental Israel, se vulneran los derechos a la información y a la libertad de expresión. Baste con recordar a Snowden, a Manning o los setenta y un periodistas muertos en el mundo en 2014, más once colaboradores y veinte net-ciudadanos (según datos de RSF), con Siria (15 fallecidos), Ucrania (6), Pakistán (4), México (3) o Palestina (7), en acciones del ejército israelí, a la cabeza. Sin contar los desaparecidos o encarcelados.

En lo que va de 2015, según la Federación Internacional de Periodistas (FIP), ya han sido abatidos, entre reporteros y trabajadores de medios, sesenta y cinco personas, y van más de dos mil doscientos en los últimos veinte años. Entre los más recientes, un fotoperiodista en México junto a cuatro mujeres y un locutor de radio en Brasil mientras emitía en directo.

La consigna tiene que ser acabar con la impunidad que rodea los actos violentos contra comunicadores y medios. Terminar con las múltiples violencias, empezando por las estructurales.

Aprovechemos también para recordar que entre los treinta artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos no se recoge el derecho a la comunicación. Una demanda mucho más amplia que la libertad de expresión y que pide reconocer y atender aquellas voces silenciadas que no son escuchadas y no tienen cabida en los convencionales medios masivos de difusión de noticias.

Kapuscinski dijo: “El verdadero periodismo es intencional… Se fija un objetivo e intenta provocar algún tipo de cambio. El deber de un periodista es informar, informar de manera que ayude a la humanidad y no fomentando el odio o la arrogancia. La noticia debe servir para aumentar el conocimiento del otro, el respeto del otro. Las guerras siempre empiezan mucho antes de que se oiga el primer disparo, comienza con un cambio del vocabulario en los medios.”

Muchos años antes, Camus nos decía: “(…) conciliar justicia y libertad. El objetivo que debemos perseguir es que la vida sea libre para cada uno y justa para todos. (…) la dura y maravillosa tarea de este siglo (era el XX) es edificar la justicia en el más injusto de los mundos, y salvar la libertad de esas almas destinadas a la servidumbre desde su comienzo. Si fracasamos, los hombres volverán a la oscuridad. Pero, al menos, se habrá intentado.”

Un recuerdo especial para José Couso y Julio Anguita Parrado. Justicia para todos.

Pateras al Sur continúa su viaje

Hemos cambiado de nave, pero continuamos nuestro camino con más ganas y la misma ilusión

Botamos nuestras paterasalSurnuevas pateras para seguir navegando por la misma ruta, siempre rumbo al Sur. Pensando la comunicación y reflexionando el mundo, un mundo globalizado e ignorante en su enorme conocimiento que está agrandando las desigualdades y promoviendo la exclusión.

Viajaremos por este Sur maravilloso, desconocido e ignorado que tiene tanto que enseñarnos y tanto que aprender. Para ir avanzando también, a cada golpe de mar, en nuestro aprendizaje. Recordamos que Pateras al Sur viene de una necesidad de reconocer el valor de ese Sur tantas veces explotado y excluido. Reivindicar esas pateras al Sur es poner en valor a las gentes, las culturas y las identidades y diferencias que se encuentran incluidas en él. Un Sur geográfica y poblacionalmente mucho más grande que el llamado Norte.

Nuestras pateras siguen navegando en este embravecido mar de incertidumbres anclando en algunos de los puertos de certezas. En el horizonte nuestro Sur, nuestra utopía, esa que se aleja, como aquel, a cada paso que damos pero que nos ayuda a caminar. No navegarán para transportar inmigrantes ilegales porque ningún ser humano es ilegal. Irán cargadas de ilusiones y dispuestas a soñar, a reivindicar ese derecho de imaginar que tenemos todos aquellos derechos que nos merecemos y que tantas veces nos niegan. Porque soñar es un derecho moral, irrenunciable e intangible de la ciudadanía mundial.

Siempre me he sentido mestizo de pensamiento y de corazón. Estas pateras son también mestizas, porque el mestizaje ha enriquecido nuestras culturas y a nosotros. Somos, lo queramos o no, mestizos. La interculturalidad contribuye al desarrollo del ser humano en su crecimiento como persona, como miembro de la naturaleza de la que formamos parte y como ciudadana del mundo.
Después de tres años ininterrumpidos de surcar oceános de realidades, nos hemos cambiado a este otro blog al que intentaremos ir subiendo las entradas que teníamos en el antiguo. Algunas han sido publicadas en otros medios como los periódicos digitales Nueva Tribuna (www.nuevatribuna.es) y Desde Abajo (www.desdeabajo.info). Las recuperaremos para no perder nuestra memoria, porque “somos la memoria que tenemos y la responsabilidad que asumimos, sin memoria no existimos y sin responsabilidad quizá no merezcamos existir.” (Saramago)

Creo que siempre es enriquecedor viajar. Pateras al Sur lo hace para intentat conocer y reconocer otras culturas, para procurar comprender y reconocer al otro (a), a quienes son distintos y diferentes, como, por suerte, somos todas y todos. Pienso que es una necesidad para la igualdad, para crear ciudadanía y para poder creer en la democracia, en la participativa, la de verdad.

La imagen de nuestras pateras al Sur es una ilustración del siglo XII. Un mapa elaborado por un intelectual inmigrante de la época, Al-Idrisi (Abū Abd Allāh Muhammad al-Idrīsī), que representa el mundo descubierto hasta entonces y en el que el Sur está situado al Norte. Este cartógrafo y geógrafo hispano musulmán (Ceuta, 1100 – ¿Palermo, 1166?) fue invitado por el rey Roger II de Sicilia para que hiciera un mapa del territorio conocido de la época. Al-Idrisi llamó a su trabajo Kitab Ruyar (El libro de Roger), en honor a su mecenas, y el mapa se llama Tabula Rogeriana.